Actualidad

Actividades Formativas del FAP en el entorno HOSPITAL – AP

Loli, como Subdirectora de Procesos Asistenciales Área Médica (en la actualidad de Prestación Farmacéutica), precursora de la iniciativa desde gerencia de plantear actividades formativas lideradas por un FAP en el entorno hospitalario

¿cómo surge la idea?

Desde mi incorporación al equipo directivo mi trabajo ha estado dirigido a la mejora de la prestación farmacéutica en la provincia de Lugo. Como médico de familia que trabajaba en el ámbito de la Atención Primaria, pero también como antigua médico residente en el Hospital, conozco los dos ámbitos y los problemas de comunicación entre ellos. Pero también que tenemos los mismos problemas y que los pacientes son los mismos, y por tanto que tenemos que trabajar de forma colaborativa para lograr mejorar.

¿Qué servicios has priorizado?

En principio no hemos priorizado ningún servicio, sino el hecho de hacer actividades donde participen profesionales del Hospital y de Atención Primaria. La formación se organiza con las líneas estratégicas de prescripción de calidad y deprescripción. La primera sesión estuvo dirigida a Jefes de Servicio de AP y AH y ahí todos pudieron exponer sus dificultades y su visión de la prescripción desde sus diferentes lugares dentro del sistema sanitario. A continuación se ha hecho para resto de facultativos y para MIR.

¿Cuál es el grado de aceptación percibida pre y post actividad?

No hecho ninguna encuesta pero tanto en las reuniones con Jefes de Servicio de Hospital como de Atención Primaria veo que han cambiado las opiniones que me transmiten, las dudas o cuestiones que sugieren que hay que cambiar y que hay una predisposición a la mejora aportando cada uno desde su lugar.

¿Qué destacarías desde tu visión como médico?

Mi formación de médico me permite ver más fácilmente las resistencias e identificar la inercia terapéutica, por ejemplo. Estas actividades formativas donde además de formación se facilita el encuentro entre distintas especialidades permite entender mejor al otro y favorece el trabajo colaborativo más allá del aprendizaje de como hacer una deprescripción, por ejemplo.

¿Cuáles son los próximos pasos?

Seguir con las sesiones de formación para llegar a más profesionales y proporcionar herramientas para la mejora de las actividades de prescripción. También realizar actividades formativas solicitadas o adaptadas a especialidades o necesidades más concretas.

 

Agustina, desde el inicio ¿Cómo has planteado estas actividades?

El objetivo fundamental era ofrecer a nuestros facultativos herramientas útiles para abordar la polifarmacia desde una perspectiva tanto cualitativa como cuantitativa, herramientas que pudieran implementar en su práctica clínica diaria y así poder tener unas prescripción más segura, más prudente y más centrada en el paciente.

Para ello partimos del abordaje del grave problema de salud pública que es la polifarmacia, así como algunos factores que inciden en la prevalencia de la misma: el tránsito asistencial y la fragmentación asistencial. Sin olvidar el desconocimiento tanto de los profesionales como de los pacientes sobre los problemas de salud reales provocados por el uso de los medicamentos.

Elaboramos una primera fase que se basaba en la adecuación terapéutica de los tratamientos y la disminución de prescripciones potencialmente inapropiadas, el alto grado de aceptación por los profesionales permitió el desarrollo de una segunda fase centrada en la deprescripción.

Se realizaron en los tres hospitales de nuestra gerencia, a las que asistían profesionales de diferentes especialidades y del ámbito de Atención Primaria y Hospitalaria. Las actividades docentes fueron impartidas por FAP y MAP.

En la primera fase se realizan 8 sesiones formativas de 2 h de duración y en la segunda fase se realizan 8, a mayores de la 2ª fase y a petición de los jefes de servicio se diseñan las mismas sesiones para centros de Atención Primaria y Servicios Hospitalarios, estos últimos centradas en la seguridad de los medicamentos de su especialidad.

¿has notado mayor aceptación o rechazo por alguno de los temas tratados?

La aceptación global fue muy positiva tanto en Primaria como hospitalaria y en todas las especialidades , independientemente de la edad del profesional.

En cada fase se hizo encuesta anónima, de la 1ª fase destacaría que el 95 % de los encuestados manifestó que actividades seguridad en el uso de los medicamentos les resultaban interesantes y que repetirían más actividades de este tipo, un 90 % manifestó que le resultaba útil en su práctica clínica diaria, tanto en Atención Primaria como Hospitalaria.

Para la 2ª fase casi el 50% de los encuestados reconoce que la polifarmacia es un problema muy frecuente en sus pacientes, de los casi 100 encuestados de esta fase, la prescripción hecha por otro, temor del paciente y formación centrada en el medicamento son las barreras principales para la deprescripción.

BARRERAS PARA DEPRESCRIPCIÓN

¿Qué te aporta a ti la experiencia?

Esta experiencia nos ha permitido visualizar y potenciar la figura del FAP dentro del ámbito hospitalario y dentro del equipo multidisciplinar, todo ello gracias a la colaboración de la Dra. Dolores Basanta que siempre apoya el valor que aporta el FAP al equipo y que es la precursora de esta iniciativa, el argumento de la Dra. Dolores Basanta es una estrategia conocida pero no muy utilizada y que tiene su base en el manejo del sistema sanitario, en concreto en aquellas actividades que inciden en la educación y formación de los profesionales sanitarios, pues han demostrado ser útiles y efectivas en la reducción de la polifarmacia. Y fue así como se gestó un proyecto encaminado a elaborar una estrategia de SEGURIDAD EN EL USO DE MEDICAMENTOS dentro de nuestra EOXI.

Siempre digo que ella nos abrió las puertas de ese espacio quizás más lejano , el ámbito hospitalario, pero nuestro paciente viaje con mucha frecuencia por él y es por ello que si queremos tener un atención centrada en el paciente debemos acompañarlo en ese viaje.

Personalmente ver al paciente desde esa perspectiva más clínica que tiene el médico, me permite tener una visión más global aún del paciente.

¿ en estas sesiones tiene prescriptores tanto de AP como de AH, crees que esto supone alguna ventaja?

El paciente viaja por el sistema sanitario, un problema frecuente en ese viaje es la fragmentación asistencial , que se agrava por la falta de comunicación entre la AP y AH, curiosamente el 80 % de los asistentes destacó la utilidad de la interacción entre diferentes ámbitos asistenciales y especialidades de Primaria y Hospitalaria .Este tipo de actividades conjuntas entre los dos ámbitos favorece la tan necesaria comunicación y trabajo en equipo, y esto se traduce en una mejor atención del paciente.

Catalina, tras años de experiencia formando a los MIR en seguridad de la prescripción

¿que dificultades iniciales presenta esta actividad en equipo frente a la formación en la consulta?

Inicié la formación de los mires por petición de la Dra. Arantxa de Miguel. Recién incorporada al centro de salud de Burela me solicitó que les diera una sesión a los mires de calidad de prescripción.

Desde el primer año que impartí la charla ya no dejé de darla hasta el día de hoy. La experiencia para mi es muy gratificante e interesante y no presenta dificultades , aunque es cierto que percibo impartiendo las sesiones que los temas que abordo no son los habituales para ellos

¿dirías que el profesional sanitario novel tiene conciencia de los peligros de la polimedicación?

El profesional sanitario (tanto el novel como el experto) tiene conocimiento de los peligros de la polimedicacion pero no es consciente del alcance real de este problema hoy en día considerado un problema de salud pública (la polimedicacion, resistencias a antibióticos…) . Es decir, conoce la teoría pero la inercia de la práctica diaria (dicho esto con el máximo respeto) hace que el problema se minimice y se olvide

¿qué feed-back recibes de los MIR?

El feed-Back es muy positivo. Aprendo mucho en mi trabajo con ellos , preparando mis sesiones, impartiendolas y debatiendo con ellos. No sé ellos que valoración dan a mi aportación, pero a mi me enriquece mucho formar parte de su formación . A mayores detecto que los mires que se quedan a trabajar en mi entorno laboral una vez acabado su periodo formativo establecen una relación profesional conmigo (como FAP de área) más enriquecedora que los restantes profesionales. Conocen bien mi figura y trabajo y solicitan más mis servicios (me llaman solicitando revisiones de medicación, aclaración sobre indicadores….).

¿si tuvieras poder para ello, qué estructura crearías para asegurar una formación más centrada en el paciente?

Si Tuviera poder para ello dentro de la formación MIR incluiría un apartado especifico de calidad de prescripción obligatorio . Un mínimo de horas de cursos sobre calidad de prescripción, Indicadores de calidad de prescripción, deprescripción y un tiempo de rotación por servicios de farmacia.

Muchas gracias a las tres por vuestras respuestas y por ese esfuerzo de llevar la labor del FAP a un ámbito de atención en el que sería, de otros modo, menos conocido y ¡reconocido!

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

PHP Code Snippets Powered By : XYZScripts.com